AmazonasFilmCamp | afc
15572
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15572,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Amazonas Film Camp

El 1º plató en Amazonia central dedicado a dar cobertura logística y producción de campo especializada a equipos de cine, TV y fotografía, alojándolos y facilitando el uso de los escenarios naturales que lo rodean.

El Amazonas Film Camp (AFC) está localizado en el epicentro geográfico de la Amazonia continental , en medio de sus dos mayores cuencas hidrográficas (Ríos Amazonas y Negro).

El AFC está construido sobre un terreno de 1.500.000 m2

con aproximadamente 1 km de frente y 2 kilómetros de profundidad.

El 1ª plató en Amazonia central dedicado a dar cobertura logística y producción de campo especializada

 

La versatilidad de las instalaciones permite alojar grupos de 15 a 40 personas.

 

Autosuficiencia energética, espacios adaptables y una logística con base en múltiples experiencias; ingredientes esenciales para obtener el máximo rendimiento.

 

Un entorno rico en naturaleza y sociedad, cerca de los centros de abastecimiento y servicios, permite estrategias de producción eficaces y económicas.

AFC

todos los paisajes

Situado en una costa alta que domina visualmente la bahía de Paroá y sus islas, es un escenario gigantesco y variado donde es posible hacer 360º sin ver nada que desentone.

 

Su posición privilegiada le permite acceder con facilidad a lugares salvajes y al ritmo productivo de la población local, con todos los ingredientes que ambas opciones ofrecen.

Historia Natural

Las dos especies de delfines fluviales aparecen habitualmente en el entorno, peces lisos y de escamas, caimanes, anacondas, tortugas; puerco espines, perezosos, camaleones y murciélagos habitan las muchas islas deshabitadas que siembran la bahía de Paroá de historia natural.

 

Aves pescadoras, rapaces, guacamayos, tucanes, oropéndolas, buitres; los cielos están siempre en movimiento.

 

En el vecino vivero natural de peces (Arapaima, Colossoma, etc) suelen merodear jaguares que por la noche roban grandes peces de escama y allí mismo se los comen, dejando las huellas impunes del festín.

 

La región de selva de tierra firme es rica en felinos, primates, roedores, serpientes, osos hormigueros, tapires, aves de canto, mariposas, coleópteros, insectos miméticos…

La sociedad de la selva

La realidad del habitante local, generalmente inmigrante de otras tierras más o menos lejanas, llegados en épocas de especias, caucho, oro; tiene base en la agricultura de subsistencia, caza y pesca, recolección de frutos y plantas medicinales, y esporádicos servicios prestados a terceros según sus capacidades.

 

El nativo amazónico, desde niño, es capaz de sentir y hacer de forma diferente a lo que conocemos en nuestras sociedades modernas. En esas selvas tropicales se desarrolla un alto nivel de atención, percepción e intuición.
Esas características, fruto de la adaptación al ecosistema más diversificado del planeta, sumadas a las múltiples habilidades que suelen desarrollar, los transforma en seres humanos fuera de serie, espectaculares.

 

En el caso de las sociedades indígenas, numerosas, como las características que las diferencian, el contacto depende de diversos factores y exigirá siempre un trato específico y más complejo.